Propósito eco de septiembre: reducir el consumo de plásticos

Las vacaciones me han servido, además de para descansar, para pensar en nuevos contenidos útiles y originales para el blog que nos ayuden a ser más conscientes y sostenibles cada día. Cada mes traeré un nuevo propósito eco y una serie de rutinas sencillas con las que podremos alcanzar nuestro objetivo fácilmente. 

Por si no lo sabías septiembre es el mes idóneo para adquirir nuevos hábitos. Hace pocos días que hemos vuelto de las vacaciones. Nuestro cuerpo y mente se encuentran descansados. Todavía nos dura la borrachera postvacacional y nos sentimos con la fuerza suficiente para hacer frente a todo lo que nos propongamos. 

Cada año llegan al océano 8 millones de toneladas de plástico y muchos de esos residuos son ingeridos por las especies marinas. Los plásticos son uno de los grandes problemas de nuestra sociedad y una gran amenaza para el medio ambiente. Sin ser plenamente conscientes estamos rodeados de este material no biodegradable. Desde los alimentos que comemos hasta la ropa que nos ponemos contiene plástico. Por ello, el propósito eco del mes de septiembre será precisamente el de reducir el consumo de este tipo de residuos siguiendo 5 sencillos hábitos:

 

1. Lleva siempre contigo una bolsa de tela

bolsa reutilizable

¿Te acuerdas de cuando Carrefour lanzó la campaña Bolsa Caca para anunciar que dejaban de “regalar” las bolsas de plástico de sus establecimientos? Recuerdo que fueron muchos los que se echaron las manos a cabeza pensando que el fin del mundo había llegado y que moriríamos de hambre por no poder transportar nuestras compras en bolsas de plástico…Afortunadamente superamos ese capítulo de nuestras vidas y evolucionamos hacia una vida más sostenible.

Sin embargo, muchas de nuestras compras son improvisadas y seguro que alguna vez que otra te has visto obligado/a a pedir una bolsa de plástico porque no llevabas tu bolsa reutilizable. Para evitar estas situaciones te recomiendo que lleves siempre contigo una bolsa de tela. Son resistentes, fáciles de guardar, económicas y hay algunas con diseños muy originales.

 

2. Compra a granel

 

comprar a granel

¿En qué momento se nos fue de las manos esto de comprar alimentos hiper-mega-extra envasados? Siempre me he preguntado por qué se destinan tantos recursos a generar un envase que a los pocos minutos de su consumo será destruido.

Aunque últimamente escuchamos que la compra a granel está de moda no es ningún invento del siglo XXI. Nuestras abuelas, mujeres sabías donde las haya, ya compraban a granel cuando nosotros éramos pequeños. Sin embargo, con la llegada de las grandes superficies nos fuimos olvidando de esta sana costumbre.

Todo puede ser comprado a granel: fruta, verduras, cereales, leche, legumbres, frutos secos, pastas, jabón…Puedes empezar por comprar la fruta y la verdura libre de envases. Y poco a poco ir informándote de las tiendas en las que puedes conseguir el resto de productos. La compra a granel es la clave para reducir el consumo de plásticos.

 

3. Evita la comida procesada y envasada

 

evita la comida procesada

Cocinar es la mejor solución para evitar llenar tu basura de plásticos y envases innecesarios. Además, es la mejor opción para comer de forma sana y saludable. Aunque las empresas de marketing se empeñen en vendernos que los productos del supermercado son tan frescos y naturales como los que nos hacían nuestras abuelas, no hay nada mas sano y saludable que lo hecho en casa. El tiempo es la principal excusa que encontramos para justificar nuestras acciones pero no es cuestión de tiempo sino más bien de reorganizar las prioridades.

Haz un calendario semanal de menús y apunta los alimentos que necesitas para elaborarlo. Haz tus propias salsas, huye de las comidas precocinadas, no consumas productos congelados, cambia la lata por el botellín y el envase de plástico por el de cartón.

 

4. Utiliza una botella reutilizable de cristal o acero inoxidable

 

botella reutilizable

Hace unos días escuchaba, en un programa de radio, que los españoles consumimos más agua embotellada que refrescos. Un dato cuanto menos sorprendente teniendo en cuenta que, por lo general, la calidad del agua en España es buena.

Llena tu botella antes de salir de casa y así, además de ahorrar dinero, evitarás generar residuos. Recuerda que el material de la botella tiene que ser cristal o acero inoxidable. No cometas el error de reutilizar las botellas de plástico porque parte del bisfenol A de su plástico puede liberarse al agua.

También puedes aplicar esta misma rutina cuando comes en un bar. Pide que te pongan una jarra o un vaso de agua.


4. Di no a las pajitas de usar y tirar

 

pajitas de plástico

Es muy común pedir un zumo, refresco o coctail en una cafetería o bar y que te lo pongan con pajita de plástico. Pero ¿crees que si no te la pusieran sería imposible beber el contenido del vaso?

Las pajitas de plástico no son biodegradables. Suponen el 4% de la basura plástica. Se utilizan durante una hora y tardan 500 años en descomponerse. Solo en Estados Unidos se utilizan 500 millones de pajitas al día. Muchos de estos residuos van a parar al mar y son ingeridos por las especies marinas… ¿Necesitas más razones para decir NO a las pajitas?

¡Comparte tus fotos en instagram! #propositoeco

No Comments

Post a Comment